NOTE! This site uses cookies and similar technologies.

If you not change browser settings, you agree to it.

I understand

Reporting the underreported about the plan of action for People, Planet and Prosperity, and efforts to make the promise of the SDGs a reality.
A project of the Non-profit International Press Syndicate Group with IDN as the Flagship Agency in partnership with Soka Gakkai International in consultative status with ECOSOC.


SGI Soka Gakkai International

 

África lucha por el lugar que le corresponde en la ONU

Por Jeffrey Moyo

HARARE | ADDIS ABEBA (IDN) — Celebrada en Addis Abeba, la capital etíope, la 35.ª Sesión Ordinaria de la Asamblea de la Unión Africana, a principios de febrero, parece haber terminado hace mucho tiempo, con fuertes llamamientos de los líderes africanos para que se reforme el sistema de las Naciones Unidas.

Los llamamientos más fuertes vinieron del primer ministro etíope, Abiy Ahmed, quien audazmente llamó la atención a la ONU.

Con las restricciones del coronavirus relajándose en todo el mundo, la Asamblea de Jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Africana este año comenzó su 35.ª sesión ordinaria, la primera en celebrarse en persona después de una pausa en 2021 cuando la Asamblea se celebró virtualmente debido a la pandemia de la COVID-19.

“Es el momento adecuado para reformar y revitalizar el sistema de las Naciones Unidas a fin de reflejar las realidades mundiales actuales y garantizar que sea un órgano más representativo y equitativo”, dijo  el primer ministro etíope.

De hecho, dijo, “es el momento adecuado para reformar y revitalizar el sistema de las Naciones Unidas a fin de que refleje las realidades mundiales actuales y garantice que sea un órgano más representativo y equitativo”.

Uno tras otro, los líderes africanos reiteraron la necesidad de una reforma en la ONU; el presidente sudafricano Cyril Ramaphosa señaló la forma en que el continente en desarrollo ha sido tratado injustamente por el organismo continental en la lucha contra el cambio climático.

Denotando la injusticia, el presidente sudafricano dijo que "no funcionará un enfoque único para todos los problemas complejos, como la transición de los combustibles fósiles, ya que ignora las realidades sobre el terreno en África, y no es ni justo ni equitativo".

Sin embargo, el primer ministro etíope se mostró más contundente cuando tomó el toro por los cuernos, exigiendo una participación justa para África en el Consejo de Seguridad de la ONU.

“De conformidad con nuestro Consenso de Ezulwini de 2005, debemos insistir colectivamente en que se apruebe la solicitud razonable de África de no menos de dos puestos permanentes y cinco puestos no permanentes en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas”, dijo el Primer Ministro etíope.

El Consenso de Ezulwini es una posición sobre las relaciones internacionales y la reforma de la ONU acordada por la Unión Africana hace más de 15 años.

Los líderes africanos, como el primer ministro etíope no han dado marcha atrás a sus llamamientos a la reforma de la ONU, diciendo que “la voz de África en el escenario mundial debe escucharse fuerte y clara”. Añadió que “África también debe estar representada en importantes organismos internacionales”.

El presidente de Senegal, Macky Sall, que sustituye como nuevo presidente de la UA este año al presidente de la República Democrática del Congo, Antoine Tshisekedi, quien fue presidente el año pasado,  presentó la paz en su discurso inaugural como el objetivo principal de su mandato de un año.

"Nuestros desafíos siguen siendo demasiado numerosos y urgentes, ya sea la paz o la seguridad, los cambios inconstitucionales de gobierno, la protección del medio ambiente, la salud y el desarrollo económico y social", dijo Sall.

A medida que crecían los llamamientos para la reforma de la ONU, el Sr. Moussa Faki, presidente de la Comisión de la UA, hizo más llamamientos similares para la propia UA, señalando los límites legales y políticos que afectan los poderes y el liderazgo de la Comisión de la UA en asuntos de importancia regional y continental.

Mientras el Sr. Faki realizaba esta introspección sobre el organismo mundial, el Primer Ministro de Etiopía despreció la forma en que el continente en desarrollo ha sido pisoteado y socavado durante años en todas las esferas, incluso cuando se encuentra alineado con las Naciones Unidas.s

Hoy, más de siete decenios después de la creación de las Naciones Unidas, África sigue siendo un socio menor sin aportaciones significativas ni un papel en el sistema de gobernanza internacional. Esto es particularmente cierto en el caso de las Naciones Unidas, donde África carece de representación en el Consejo de Seguridad y está subrepresentada de diversas maneras”, dijo el primer ministro de Etiopía.

También lamentó la forma en que los medios de comunicación mundiales retratan al continente africano.

“África suele ser retratada negativamente en los medios de comunicación internacionales. La representación interminable como un continente con el problema de guerras civiles, el hambre, la corrupción, la codicia, las enfermedades y la pobreza es degradante y deshumanizante y probablemente impulsada por una estrategia y una agenda calculadas”, dijo Abiy Ahmed.

De hecho, el primer ministro etíope predicó más sobre la unidad de los países africanos frente a lo que él percibía como algo que estaba fuera de lugar en la ONU.

“La mayor lección que Etiopía ha aprendido el año pasado es que sin la solidaridad de nuestros hermanos y hermanas africanos, nuestra existencia como nación habría estado en gran peligro. Unidos resistimos, divididos caemos…. Nuestra firme unidad es el ancla y el fundamento de nuestra Agenda 2063”, declaró.

Incluso cuando los líderes africanos exigieron su posición legítima en la ONU, el Secretario General de la ONU, António Guterres, dijo que África era “una fuente de esperanza” para el mundo y destacó los ejemplos del Área de Libre Comercio Continental Africana y la Década de Inclusión Financiera y Económica para las Mujeres Africanas.

A pesar de que líderes africanos como el Primer Ministro de Etiopía protestaron por ser relegados en la ONU, el Sr. Guterres dijo que la colaboración entre la ONU y la UA "es más fuerte que nunca".

Pero en la situación actual, la composición del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas establecido hace 77 años, con las realidades geopolíticas que han cambiado drásticamente a lo largo de los años, el consejo ha experimentado cambios menores.

En este caso, los vencedores de la segunda guerra mundial dieron forma a la Carta de las Naciones Unidas hacia sus intereses nacionales, asignándose entre ellos los puestos permanentes y el poder de veto.

Sin embargo, según una declaración formal de la anterior Ministra de Relaciones Internacionales de Sudáfrica, la Sra. Maite Nkoana-Mashabane, dirigiéndose al parlamento sudafricano en Ciudad del Cabo en 2011, "el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (CSNU) necesita urgentemente una reforma para rectificar las relaciones de poder injustas".

Aparentemente, de acuerdo con el Primer Ministro etíope que habló en la Asamblea de la UA de este año, el Ministro de Sudáfrica dijo entonces: "Reiteramos que la reforma del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas es urgente y contribuiría en gran medida a rectificar las relaciones de poder injustas dentro del Consejo de Seguridad".

En 2020, en el pico de casos de coronavirus en todo el mundo, en una declaración registrada del presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, para felicitar a la Asamblea General de las Naciones Unidas por su 75.º aniversario, dijo que "es necesaria la reforma del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas para que el sistema de las Naciones Unidas vuelva a funcionar".

“Dejar el destino de 7000 millones de personas a la justicia de cinco países no es sostenible ni justo. Una estructura de consejo basada en una representación democrática, transparente, responsable, efectiva y justa se ha convertido en una necesidad para la humanidad más allá de la elección", dijo Erdogan. en 2020.

Fiel a los comentarios de Erdogan, en el contexto de los llamamientos del Primer Ministro etíope para que África tenga voz en el Consejo de Seguridad de la ONU, Estados Unidos, Rusia, China, Gran Bretaña y Francia tienen escaños permanentes en el Consejo de Seguridad, lo que significa que pueden vetar cualquier proyecto de resolución global.

En Zimbabue, el gobernante Frente Patriótico de la Unión Nacional Africana de Zimbabue, conocido como un defensor acérrimo, Taurayi Kandishaya, expresó su preocupación por la débil posición de África en la ONU.

“Los países africanos son tratados como no entidades o más bien como aprendices perpetuos en todos los órganos de la ONU y ser parte de esa organización global como africanos simplemente significa deshumanizarnos a nosotros mismos”, dijo Kandishaya a IDN.

Pero un analista político en Zimbabue, Denis Bhebhe, ve lo contrario: “África está llena de líderes tiránicos y añadir su influencia al Consejo de Seguridad de la ONU simplemente aumenta la influencia de países como China y Rusia, países que siempre se han opuesto a cualquier movimiento global para frenar a los dictadores cuando los asuntos llegan a la ONU”, dijo Bhebhe a IDN. [IDN-InDepthNews — 23 de febrero de 2022] .

Foto: Líderes africanos en la 35.ª Sesión Ordinaria de la Asamblea de la Unión Africana. Crédito: Unión Africana.

Newsletter

Striving

Striving for People Planet and Peace 2021

Mapting

MAPTING

Partners

SDG Media Compact


Please publish modules in offcanvas position.